La trufa: El nuevo invitado de lujo en la alta cosmética

Primero fue el caviar, luego el oro, las perlas y las piedras preciosas… el romance entre los productos de lujo y la cosmética de alta gama parece no tener fin. Ahora nos llega un último activo que promete ser revolucionario, el llamado “diamante blanco” del Piamonte: la trufa blanca. La prestigiosa esteticista Carmen Navarro va a lanzar en breve una línea de productos que tienen como ingrediente estrella este preciado hongo.

Todos sabemos que, por su escasez, la trufa blanca es de los productos gastronómicos más cotizados (el precio de un kilo puede alcanzar los 6000 euros), pero hasta ahora se desconocían sus propiedades cosméticas, y parece que son tan extraordinarias como su sabor.

Las trufas, al igual que el resto de las setas, son ricas en vitaminas del grupo B, especialmente en riboflabina (vitamina b2) y niacina (vitamina B3). La trufa blanca tiene la propiedad de bloquear la producción de melanina en la piel, lo cual permite su despigmentación y blanqueo, ya que se encarga de iluminar y hacer que las manchas que aparecen por culpa del sol desaparezcan poco a poco.  La trufa negra, presente también en la nueva línea de productos de Carmen Navarro,  contiene una mezcla de ácidos aminados que actúan como un “botox natural”  y combaten las arrugas. Tiene un efecto antioxidante muy potente, lo que hace que las células de la piel se protejan y podamos mejorar el estado de las líneas de expresión de forma muy efectiva.

Un activo de lujo desconocido hasta ahora en la cosmética que dará mucho más que hablar que el oro y el caviar.

Tags: , ,